DOCUMENTOS

Guía para profesionales ante chicas adolescentes que sufren violencia de género

Os presentamos la guía ‘Saber mirar, saber acoger, saber acompañar’, dirigida a profesionales que estén en contacto con mujeres adolescentes y que, por tanto, puedan encontrarse ante la difícil situación de ayudarles en caso de sufrir violencia de género.

Una situación que puede darse, y que de hecho se da, desgraciadamente, en la sociedad, dado que la violencia de género es una lacra social, un problema de carácter estructural, que sigue perpetuánddose generación tras generación, debido al sistema machista y patriarcal en el que crecemos y vivimos, que se reproduce a través de la cultura, la moda, la música, la literatura, la publicidad, los medios de comunicación, la religión, los videojuegos, las redes sociales... Hablamos de un problema presente en toda sociedad, en todas las esferas sociales y, por supuesto, en todas las capas de población, incluidas las más jóvenes.

Saber detectar de manera temprana los casos de violencia de género en jóvenes es clave para intervenir de manera inmediata, derivar a los servicios especializados del Instituto Andaluz de la Mujer y ayudar así a erradicar el problema. La colaboración, desde su ámbito, de cada profesional es imprescindible en esta importante tarea, y queremos que para ello cuenten con el apoyo de esta importante herramienta.

Guía para profesionales ante chicas adol
Documento Adobe Acrobat 833.4 KB

Violencia sexual contra las mujeres en Aragón

En la lucha por erradicar la violencia contra la mujer, este estudio se centra en el análisis de las violencias sexuales que sufren las mujeres. Para entender el contexto de la violencia contra la mujer, es necesario primero conceptualizar esta violencia y sus diferentes manifestaciones. En la Ley 4/2007, del 22 de marzo, de Prevención y Protección Integral a las Mujeres Víctimas de Violencia en Aragón se define violencia contra las mujeres como
todo acto o agresión contra las mismas, motivado por la pertenencia a dicho sexo de las víctimas, que tenga o pueda tener como consecuencia un daño físico o psicológico, así como las agresiones a su libertad e indemnidad sexuales, incluida la amenaza de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, que se realicen al amparo de una situación de debilidad, dependencia o proximidad física, psicológica, familiar, laboral o económica de la víctima frente al agresor (Art. 1.2).

Violencia sexual contra las mujeres en A
Documento Adobe Acrobat 20.1 MB

La percepción de la violencia contra las mujeres en la población aragonesa

Hoy en día la violencia contra la mujer se puede considerar un problema de salud pública (Sanz-Barbero, Rey y Otero-García, 2014). El 35% de las mujeres en el mundo han sido en alguna ocasión víctimas de violencia física y/o sexual por parte de su pareja o de violencia sexual por parte de personas distintas a su pareja y el 38% del total de homicidios femeninos se debe a la violencia conyugal (WHO. World Health Organization, 2013). En España, desde el 1 de Enero de 2003 hasta la actualidad ha habido cerca de 1.000 mujeres asesinadas víctimas de la violencia contra las mujeres (Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, 2018).

La lacra de la violencia contra la mujer sigue hoy día muy presente a pesar de la determinación pública y de amplios sectores sociales que quieren acabar con este grave problema. La magnitud es tal que sigue siendo fundamental que su estudio e investigación precisen los factores y mecanismos sobre los que opera este tipo de violencia.

Por tanto, es necesario analizar tanto a nivel del Estado como de nuestra Comunidad Autónoma, la visión del conjunto de la población aragonesa en esta área.

Así, en este estudio se aborda el análisis de las percepciones y actitudes de la población aragonesa hacia la violencia ejercida contra las mujeres.

 

La percepción de la violencia contra las
Documento Adobe Acrobat 18.2 MB

Escala de Gravedad de Síntomas del Trastorno de Estrés Postraumático según el DSM-5. Versión forense (EGS-F)

Se presenta la versión forense (EGS-F) de la Escala de Gravedad de Síntomas del trastorno de estrés postraumático (TEPT) según los criterios diagnósticos del DSM-5. Se analizan la gravedad de los síntomas, así como la probable simulación y exageración de síntomas en víctimas de violencia de género en un contexto forense. La muestra contó con 526 víctimas de violencia familiar o sexual que buscaron ayuda terapéutica y con 74 víctimas del mismo tipo que presentaron una denuncia en el Juzgado. La gravedad en el TEPT fue mayor en el grupo forense que en el clínico. Los ítems de la subescala de simulación discriminaron adecuadamente entre los dos grupos (t=7.3, g=0.97). Un punto de corte de 2 es apropiado para clasificar correctamente el 74% de los probables simuladores. Esta escala resulta útil para evaluar el TEPT en víctimas de delitos violentos en el contexto forense.

Escala de Gravedad de Síntomas del Trastorno de Estrés Postraumático según el DSM-5. Versión forense (EGS-F)
Escala de Gravedad de Síntomas del Trast
Documento Adobe Acrobat 1.9 MB

Manifiesto de la AIPJ - Lisboa 2016

La vida en familia es un derecho humano

Manifiesto AIPJ - Lisboa 2016
Manifiesto AIPJ - Lisboa 2016.pdf
Documento Adobe Acrobat 1.8 MB

Evaluación psicológica forense de los abusos y maltratos a niños, niñas y adolescentes

La finalidad de la presente Guía de Buenas Prácticas se centra en la atención técnica especializada basada en el buen trato por parte de la Administración de Justicia a niños, niñas y adolescentes (NNA) así como a personas con discapacidad necesitadas de especial protección, que han sido supuestamente víctimas de cualquier tipo de maltrato (ASI, maltrato físico, maltrato emocional, violencia de género, violencia doméstica, violencia entre iguales…) durante la intervención profesional que ha de responder al objeto de estudio probatorio solicitado judicialmente.

 

El concepto Buenas Prácticas (Best Practice) es relativamente nuevo. Surge en el ámbito médico en 1992 aunque en el sector farmacéutico ya se establecieron protocolos de Buenas Prácticas en los años 60 para unificar los procedimientos de laboratorio, que hasta entonces se trasmitían oralmente. La premisa era simple: debido a que en el ámbito público los recursos son limitados, es necesario optimizarlos con la práctica más eficaz posible, a la luz de los hallazgos científicos y la experiencia profesional. Es decir, la suma de la teoría y la práctica. A estas dos premisas, se le añade una tercera: que sea bien valorada por los usuarios. Dicho con otras palabras, se busca una intervención de calidad. Podemos equiparar el concepto de ‘buena práctica’ con el de una ‘práctica de calidad’.

 

La presente guía se configura como una herramienta técnica, de aplicación en todo el territorio nacional con marco legal común, independiente de la organización territorial o por comunidades autónomas de los servicios forenses, contemplando la realidad de que existen CCAA que tienen asumidas las competencias de Justicia y otras, en cambio, que dependen directamente del Ministerio de Justicia.

Evaluación psicológica forense de los ab
Documento Adobe Acrobat 672.7 KB

Sobre el consentimiento informado. Comunicado del Consejo General de la Psicología

COMUNICADO DE LA COMISIÓN PERMANENTE DE LA COMISIÓN DEONTOLÓGICA DEL CONSEJO

GENERAL DE COLEGIOS OFICIALES DE PSICÓLOGOS

 

Ante la dificultad que tienen los colegiados sobre la interpretación y aplicación de los artículos 25 y

42 del Código Deontológico del Psicólogo, la Comisión Permanente de la Comisión Deontológica del Consejo General, en su reunión del día 24 de febrero de 2018, acordó emitir el siguiente DICTAMEN :

 

Consentimiento informado - Comunicado Co
Documento Adobe Acrobat 323.6 KB

Sobre la formación en Psicología Forense: reflexiones basadas en las funciones y competencias demandadas por la práctica

En la actualidad, el perfil profesional del psicólogo forense está plenamente consolidado dentro del Sistema de Justicia, tanto desde la práctica pública como privada, siendo uno de los campos profesionales que más ha crecido dentro de la Psicología aplicada (Soria, Armadans, y Herrera, 2009). Y aunque ha existido un avance respecto a la situación inicial de la profesión (por ejemplo, se cuenta con sociedades científicas, asociaciones profesionales, publicaciones especializadas y diversos manuales) continúa sin existir un reconocimiento oficial de la figura del psicólogo forense dentro de la Administración de Justicia (se carece de un estatus orgánico propio a semejanza, por ejemplo, del médico forense), los programas selectivos para psicólogos forense en la mayoría de las Comunidades Autónomas con competencias propias en materia de justicia no son específicos para sus funciones y se carece de oferta formativa oficial dentro de los nuevos itinerarios curriculares elaborados a partir del Espacio Europeo de Educación Superior (Muñoz et al., 2011)...

Artículo sobre Formación en Psicología J
Documento Microsoft Word 139.0 KB
Codigo Deontologico Psicologia.pdf
Documento Adobe Acrobat 5.5 MB
Perfil del Psicologo Juridico.pdf
Documento Adobe Acrobat 231.4 KB
Guias de actuacion en Psicologia Forense
Documento Adobe Acrobat 28.4 KB
Guia buenas practicas. Informes custodia
Documento Adobe Acrobat 251.9 KB

ASOCIACIÓN IBEROAMERICANA

DE PSICOLOGÍA JURÍDICA

EN ESPAÑA

XII CONGRESO INTERNACIONAL DE LA ASOCIACIÓN IBEROAMERICANA DE PSICOLOGÍA JURÍDICA - AIPJ

20 al 23 mayo 2020

Cancún
(México)